Consejos para el maridaje de Vinos con los mejores platos en el Barrio Salamanca

España es un país de vinos. Forma parte de nuestra cultura, de nuestra historia, de nuestro ADN. Cada rincón de la península produce vinos con personalidad propia, gracias a unas condiciones climatológicas únicas y a las particularidades del terreno de las diferentes regiones. De ahí que en España encontremos hasta 70 denominaciones de origen que engloban un modo particular de concebir la producción del vino. El resultado es una oferta heterogénea, repleta de matices, que halla su correspondencia con una rica gastronomía arraigada en la tradición y en los productos locales. Porque si hablamos de vinos, hablamos de comida, y viceversa.

De este vínculo, de este maridaje, nacen experiencias culinarias irresistibles que potencian y llevan a otra dimensión a la gastronomía española. Y de ello sabemos mucho en la Taberna Los Gallos. No solo contamos con una amplia carta de vinos que incluye referencias de todo el país, sino que buscamos la combinación perfecta con nuestros platos. En este artículo os damos los mejores consejos para el maridaje de vinos con los mejores platos del barrio de Salamanca.

pescados-y-carnes-frescos-acompanados-de-los-mejores-vinos

¿Qué es el maridaje y cuáles son sus características?

El maridaje es un término gastronómico que hace referencia al acto de casar alimentos con vino con el fin de armonizar los sabores y texturas en el paladar. La combinación de determinados alimentos con el vino adecuado crea sensaciones muy diferentes a las percibidas si los tomamos por separado. En la elección de uno y otro, con sus singularidades propias, se lleva a cabo una búsqueda de equilibrio para que afloren los matices y den lugar a una experiencia maravillosa.

Consejos para el correcto maridaje de vinos

El maridaje es un arte que obedece a algunas reglas si queremos sacarle el máximo partido. Y te aseguramos que van más allá de la asunción clásica de que los platos de pescado maridan mejor con un vino blanco y las carnes con uno tinto.

En primer lugar, debemos concebir el menú como un viaje sensorial que disfrutar gradualmente. Por ello, empezaremos por vinos de aromas suaves y cuerpos ligeros para terminar con aquellos más vigorosos. De esta forma, nos aseguramos que cada vino no supere en intensidad al posterior, haciéndolo parecer insípido o sin fuerza.

De igual modo, es importante tener en cuenta el modo de cocinado del plato, ya que de este depende la intensidad de los sabores. Se recomienda iniciar la comida con platos sencillos, de elaboraciones simples, como una ensalada, un carpaccio o un entrante frío, hasta ir avanzando hacia platos más contundentes, como guisos o carnes de braseadas. Este consejo también se relaciona con el peso de los alimentos, que deberá ser armonizado con el cuerpo del vino. Es decir, conjugaremos alimentos menos grasos con vinos ligeros, aumentando la intensidad de forma gradual y a la par.

 

Otra recomendación para el maridaje perfecto es buscar el contraste entre las características del vino y del plato, creando reacciones sugerentes y provocadoras en el paladar. El resultado será inolvidable y nos hará tomar conciencia de los matices de uno y otro.

Por último, hay que tener siempre en cuenta el gusto de los comensales. El maridaje no es una fórmula matemática por lo que hay que dejar espacio a las preferencias en sabores, texturas y aromas de cada comensal para que este disfrute de una experiencia satisfactoria.

Diferentes opciones para elegir el vino para maridaje.

A la hora de maridar, existen diferentes opciones que ofrecen resultados finales dispares. Las dos opciones por antonomasia son el maridaje por semejanza o complemento, y el maridaje por contraste. Si en el primer caso se busca un modo de asociar de forma natural y equilibrada las texturas y sabores del vino y del plato que lo acompaña, generando así una sensación agradable: en el segundo caso, en el maridaje por contraste, se persigue un efecto de oposición entre los matices de uno y otro, dando lugar a una experiencia más compleja y, en cierto modo, interesante. Asimismo, debemos mencionar el maridaje regional o por proximidad, que hace referencia al hecho de unir alimentos y vinos con un origen común.

Acompaña los mejores platos de Taberna Los Gallos con nuestra carta de vinos.

En Taberna Los Gallos nos tomamos muy en serio los beneficios de un maridaje adecuado. Creemos firmemente que un vino es capaz de extraer lo mejor de un plato, y al revés. Por ello, en nuestro restaurante podrá degustar todo tipo de vinos: blancos, rosados, dulces, tintos, de diferentes denominaciones de origen, con distintos grados de intensidad… Nuestro personal te ayudará a elegir el mejor vino atendiendo a tus gustos y a las opciones de la nueva carta de Taberna Los Gallos.

los-mejores-vinos-para-maridaje-en-el-barrio-salamanca

Elige bien el vino con el que acompañarás tus entrantes y aperitivos

Comenzamos poco a poco. Sin prisas. Con entrantes frescos con los que ir acostumbrando el paladar, como nuestro carpaccio de calabacín al pesto y burrata, la ensalada verde Los Gallos, los espárragos trigueros o una selección de conservas gourmet. Para ello, nada mejor que elegir vinos suaves y ligeros, de carácter festivo: una manzanilla de Sanlúcar de Barrameda es una magnífica opción. O un vino rosado, como ‘Lágrima’, de bodegas Ochoa. Si lo tuyo son los quesos, te recomendamos nuestra tabla con quesos de diferentes orígenes, perfecta para maridar con vinos intensos, como el Legaris Roble o el Protos Verdejo.

Las carnes no sólo pueden acompañarse con vino tinto

Esta es una de las leyendas urbanas más repetidas en relación con el maridaje. Si nos decidimos por un plato de carne, no tenemos que elegir necesariamente un vino tinto.

Todo ello dependerá del tipo de carne. Por ejemplo, nuestro Steak Tartar combina a la perfección con un blanco con cuerpo, como el Viñas del Vero, de Somontano. En el caso del plato Mayoral, compuesto por lascas de solomillo con rúcula y queso, sí que es recomendable un tinto intenso, como el Marqués de Legarda.

El vino perfecto para cada pescado

Los platos de pescado son por definición delicados, con sabores y texturas sutiles, por lo que maridan a la perfección con vinos blancos o incluso champagne. Nuestro atún rojo Balfegó a la plancha o el falso risotto de carabineros son la opción perfecta para un albariño como el Terras Gaudas o el Brut Réserve Taittinger.

El vino como complemento perfecto de los postres

Aún no hemos terminado. Nuestros comensales siempre encuentran un hueco para los postres de Taberna Los Gallos, como el tiramisú o la crostada de chocolate. Para degustarlos, recomendamos maridarlos con un vino dulce, como el Néctar de Pedro Ximénez, o con vinos tintos secos, como Petit Pittacum.

En nuestro restaurante del barrio Salamanca, podrás elegir entre una gran variedad de platos elaborados artesanalmente acompañados de los mejores vinos, recomendados especialmente para ti.

Deja un comentario