Guía para maridar los diferentes tipos de cerveza

Cuando hablamos de maridaje es muy común pensar en el arte de combinar platos con vino para llevar la experiencia gastronómica a otro nivel. Pero no todo es una cuestión uvas, sino que también algunas comidas maridan muy bien con otras bebidas como la cerveza. En este post, te daremos los consejos necesarios para que aprendas a armonizar a la perfección tus platos con cerveza.

Tipos de cerveza

La cerveza es la bebida alcohólica más consumida en todo el mundo. La misma se caracteriza por ser de sabor amargo y por obtenerse a partir de la cebada u otros cereales fermentados en agua con levadura. Además, incluye aditivos aromáticos, siendo el lúpulo el principal de ellos. A fin de maridarla con comidas, primero es crucial aprender a diferenciar sus tipos.

Los mejores maridajes con cerveza

El grado de amargor de una cerveza estará determinado principalmente por la cantidad de lúpulo que se utiliza en la cerveza pero también de su método de elaboración y del tostado de la malta. Actualmente, esto se mide a través del IBU (Unidad Internacional de Amargor) que se basa en cuantificar los ácidos responsables del sabor amargo en el lúpulo. Y aunque todas las cervezas tengan algo de amargor, solemos hablar de “cerveza amarga” cuando poseen un mayor nivel de IBU, como sucede en las cervezas estilo IPA.

Del mismo modo, cuando hablamos coloquialmente de una cerveza oscura, específicamente nos estamos refiriendo a una cerveza lager alemana opaca de sabor fuerte que recuerda al chocolate o al café, debido al uso de una levadura específica y a que están elaboradas con malta tostada.

Debemos considerar que los primeros registros de esta bebida datan del año 4.000 a.C. en la zona de la Mesopotamia y, por lo tanto, la cerveza se fue reinventando una y otra vez hasta la actualidad. Por eso, al referirnos a los tipos de cerveza, debemos considerar que existen diferentes clasificaciones según distintos criterios:

  • Tipos de cerveza según sus ingredientes: las cervezas se califican según el grano con que se ha elaborado la cerveza. Puede ser una cerveza de malta, de trigo o de avena.
  • Tipos de cerveza según su aspecto: esta es la clasificación más típica con la que asociamos a la cerveza. Hablamos de cervezas ámbar, rojas, rubias o negras.
  • Tipos de cerveza según la región de origen: muchas cervezas respetan la tradición de ciertos lugares que tienen un estilo de elaboración que los caracteriza. Aquí encontramos, por ejemplo, las tradicionales cervezas Kolsch (procedentes de Colonia, Alemania) o las Scottish (cervezas escocesas).
  • Tipos de cerveza según la apariencia: permite clasificar las cervezas por su apariencia visual o sabor. Algunos ejemplos son la Stout (cerveza fuerte), la Wit (blanca, estilo belga), la black lager, la pale ale y la cream ale.
  • Tipos de cerveza según el método de fabricación: son cervezas diferenciadas según el tipo de levadura utilizada en la fermentación. Aquí encontramos dos estilos: las Ale y las Lager.

 ¿Cómo maridar la cerveza?

A pesar de no ser una ciencia exacta, existen algunas recomendaciones para combinar platos con cerveza y lograr así que la experiencia sea de mayor placer. En este aspecto, sugerimos respetar estos tres puntos clave para maridar con cerveza:

Tipos de cerveza

1) Equilibrio: los sabores del plato o la cerveza no deben destacarse uno sobre el otro.

2) Afinidad: los aromas y el carácter del plato y la cerveza deben complementarse armoniosamente.

3) Contraste: los opuestos se atraen, ni el plato ni la cerveza ganan, sino que empatan

Ya teniendo claros estos tres puntos básicos, vamos hablar sobre el maridaje de la cerveza según los sabores. En líneas generales, las cervezas con mucho lúpulo son más amargas y por eso reducen la sensación de pesadez en la boca que puede tener una comida con grasa. Por el contrario, las cervezas de malta de cebada son menos amargas y contrarrestan muy bien con los sabores picantes.

Los sabores agridulces, típicos de la cocina oriental, siempre van bien con una cerveza ligera y fría. Del mismo modo, los platos acompañados de aderezos como kétchup y mostaza, como puede ser una hamburguesa, también maridan bien con una cerveza suave (preferentemente de trigo).

En cuanto a los sabores amargos y/o ácidos, quienes saben recomiendan acompañarla por una cerveza amarga para compensar el sabor del vinagre. De esta manera, una cerveza IPA maridará muy bien con un escabeche, ensaladas o mariscos.

Respecto a sabores picantes o comidas con especias, lo mejor es combinarla con una cerveza con mucho gas y espuma como una Lager. Las características de este tipo de cerveza atemperan el picor que pueden tener los platos con chile o unos mejillones a la brava, por ejemplo.

Por último –y aunque suene raro-, también es posible maridar postres con cerveza. Las cervezas oscuras, tostadas y con notas de café, maridan bien con sabores dulces como el del chocolate. Si te tildan de loco por acompañar una torta con una cerveza, invítalos a que también se animen.

Maridar queso y cerveza

Los mejores maridajes con cerveza

Maridar carnes con cerveza

Si bien lo más común es maridar las carnes con vino, tal vez después de leer esto también te atrevas a degustarlas con cerveza. Cuanto más fuerte sea el sabor de la carne, lo recomendable es que la cerveza sea más tostada. Así que, en términos generales, una cerveza negra acompañará bien la carne.

Pero esto no siempre es así, así que ahora ahondaremos puntualmente en los diversos tipos de carne y su maridaje. Al tratarse de una comida muy grasosa, pero de sabores sutiles, las carnes de cerdo maridan bien con cervezas ligeras tipo Lager o Pilsen.

Las carnes de vaca asadas maridan bien con cervezas de alto nivel de lúpulo, como puede ser una Stout. También se puede optar por cervezas ahumadas como la Rauchbier, que complementan muy bien con la carne vacuna.

En cuanto a la carne de cordero, la mejor cerveza a elegir dependerá de cómo sea su preparación. En el caso de un cordero hecho a la cerveza negra, sin dudas una cerveza con el mismo carácter acompañará muy bien; pero si se trata de un cordero muy condimentado y sazonado, quizás es mejor ir por una cerveza ligera para contrarrestar el sabor.

Maridaje de pescados y mariscos con cerveza

El maridaje de pescados y mariscos con cerveza también es algo muy común dentro de la cultura gastronómica. Preferentemente, los pescados azules como el atún, la caballa y la sardina, y los pescados ahumados como la trucha, el salmón o el bacalao, son los que mejor combinan con cerveza.

Las cervezas claras, pero con un marcado amargor como las estilo Ale o Pilsen, son buenas para encontrar el contrapunto refrescante con el pescado y limpiar el paladar. Sin embargo, para acompañar mariscos es preferible una cerveza todavía más ligera y suave como puede ser una Lager.

Cómo maridar la cerveza

Maridar queso y cerveza

Sin dudas, los quesos son una de esas comidas que ayudan a resaltar el sabor de la cerveza, pero no cualquier queso va con la misma cerveza. Al haber muchas variantes, debemos hablar en este punto sobre los diferentes quesos y su maridaje.

Las cervezas suaves y ligeras estilo Lager combinan bien con quesos suaves como el cheddar o quesos cremosos como el brie. Pero si se trata de un queso con mayor sabor y más salado como un provolone o un pecorino sardo, es mejor ir por una cerveza con maltas más fuertes como las Bock.

En cuanto a las cervezas tipo Ale, las más amargas de esta variedad van muy bien con quesos como la mozzarella, por lo que es altamente recomendable para comer pizza. Pero si vamos a degustar quesos más fuertes como el roquefort o un queso de cabra añejado, es mejor elegir una variante Ale más agridulce.

También algunos quesos maridan bien con cervezas más oscuras, estilo Porter y Stout. Este estilo de cervezas más tostadas, van muy bien con quesos como el gruyere, el gouda o el manchego.

Tomar cerveza no debe ser una opción exclusiva del verano. En Taberna Los Gallos, el restaurante de moda con terraza climatizada del Callejón de Jorge Juan, puedes degustar cualquier plato de nuestra carta con una rica cerveza en cualquier momento del año. Puedes reservar tu mesa  ahora mismo para disfrutar nuestros espacios con tu pareja, amigos, familia o compañeros de trabajo.

Deja un comentario